Zarpazo Nº47

El cineasta sueco Ingmar Bergman, responsable de una de las mejores películas jamás rodada, El séptimo sello, dijo una vez que “Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.”

Obviamente, me queda mucho camino que recorrer antes de poder decir que soy viejo, pero conforme van pasando los años y me hago menos ignorante, es cierto que vas percibiendo las cosas con una claridad absolutamente cristalina.

Y sin embargo, sigo teniendo barro en los ojos en tantísimas cosas que a veces me da miedo pensar en la enorme epifanía que puede llegar a ser hacer cumbre. Y es que de perder esta incomprensión, esta impotencia que da la ignorancia, el ser incapaz de discernir los caminos correctos, el vértigo que me atenazaría sería tal, que la vida perdería la belleza que le caracteriza.

Y es que las cosas fáciles me aburren. Lo reconozco, en mi arraigado masoquismo existencial, no sólo me aburren, sino que en cierta manera me aterran. Porque la ascensión de esa montaña no tendría que ser sino una caida libre sin red ni paracaidas, un abismo negro en el que todo pudiera pasar. Un eterno claroscuro que nos rodease y en el que figuradamente nos vistieramos con harapos en suntuosos palacios y bebieramos coñac del siglo XIX en tetrabricks. Porque la escalada la marca más y mejor que nada, la incerteza, el no saber nunca donde puedes terminar, el dudar siempre de si habrá luz al final del tunel…

Es por eso que me gustaría no llegar jamás a la cumbre, desechar el sendero marcado por los que me precedieron y escoger el lado salvaje de la montaña. Y si al final la montaña acaba siendo más fuerte que yo, perdurar congelado con una sonrisa en la boca para regocijo e incluso mofa de aquellos que vendrán

BSO: “Your new aesthetic — Jimmy Eat World”

Canción del día:

Porque hoy me apetece poner a un grande, simplemente eso…

En la ardiente oscuridad — Nacho Vegas

Escuchar aquí

PS: por motivos técnicos, goear en su cambio de interfaz me ha jodido bastante y ahora ya no se pueden insertar sus canciones en wordpress… al menos por ahora

Anuncios

5 comentarios to “Zarpazo Nº47”

  1. buffff! buen tema Lôgän! si es lo que creo haber entendido… jeje!

    con mi padre siempre hemos hablado de lo triste que es la vida de la mosca. una mosca ha de crecer y morir en 24h. así que en ese día pasará de ser larva a mosquín tocacojones o moscón y muerte, y su cuerpo, aunque de gran sencillez, ha de evolucionar rapidísimo. y él siempre me decía, que lo bonito de ser humano, no es la facilidad de lenguaje y comunicación que tenemos, sino del tiempo natural que tenemos en crecer.

    el hecho de que nuestro cuerpo, para destruirse naturalmente, necesite tantos años permite ese ascenso a la montaña. y que se vaya limpiando el barro que te nubla la vista no es algo de la altitud, sino de uno mismo de las ganas de seguir hacia delante.

    ¿no quieres llegar a la cumbre? yo sí, yo quiero llegar a la cumbre y mirar atrás y ver todo ese barro que hay junto al pie de la montaña, y sé que no llegaré con los ojos limpios y cristalinos, sé que tendré algunas manchitas aún de ignorancia e inocencia, porque una cosa es madurar y crecer, y la otra es olvidarte de quién fuiste.

    p.s.: espero haber comprendido tus plabras, y sino esto es lo que me han suscitado.

    (!)

  2. lo cierto es que va por ahí lo que quería transmitir, así que buen análisis, mi querida faith

  3. Un tema que habla de montañas tiene que ser un buen tema = )

    El conocimiento tiene su gran contrapunto, y es que cuanto más conoces menos te sorprende o… no lo hace de la misma forma. Aun asi, yo creo que todo depende de cómo interpretamos la vida, y por eso yo siempre he querido llegar a la cumbre, pese al riesgo, pues sólo llegando a la cumbre se podría controlar el batir de las alas de mariposa, trazar lineas y saber hacia dónde se mueve el tiempo, hacia donde nos llevan nuestros pasos…

    Pero claro, eso es imposible, seria como saltarse la primera regla de la Vida, y es que lo bonito vuelve a ser eso, el desconocimiento, jugar a este… teatro, sin saber cuál será la siguiente actuación.

    Un abrazo, de los grandes.
    Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

  4. O quizás, compañero Logan, Persepolis quiere decirte algo. De veras no le sé.
    Me ha encatado el zarpazo y me ha encantado igualmente el análisis de “Faith”. Me encantaría presenciar una de esas charlas con su padre.
    1 gran abrazo

  5. Tu queriendo ser ignorante, eso si que nunca lo hubiera pensado…sobre todo acordandome de que ya dijiste una vez que ignorancia y estupidez van de la mano…
    Lo bueno de ascender la montaña no es como llegues, si con mucho o poco barro sobre los ojos, sino el tiempo que le dedicas a ello
    En parte tienes razon y a veces es necesario o reconfortante pararse y sentarse a ver el paisaje que vas dejando abajo o mirar a los lados y ver quien te acompaña en ese ascenso, sobre todo si hemos luchado a muerte por subir con la gente que queremos.
    Por otro lado aprender en el camino es una parte imposible de apartar del camino, todos vamos aprendiendo algo por el camino sobre el mundo que nos rodea queramos o no
    1 abrazo zariguay
    SHIWA SHIWA¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: