automutilación sociemocional

Hay días en los que disfruto cual infante de la observación mórbida de mis pequeños fetiches, esa fascinación casi obsesiva que siento por las cicatrices, tanto propias como ajenas, tanto físicas como espirituales. Dejo que Saturno siga su curso, sin pararme a molestarle mientras se da su rutinario festín de prole fagocitada, y me limito a repasar con los dedos de mis manos los vestigios de allá donde brotó la sangre en su día, y con los dedos de mis neuronas, las marcas de donde se derramo mi alma tiempo atrás.

Son esos momentos en los que me siento más que nunca en la piel de ese animal totémico que me acompaña, y mientras fiero y visceral, me descubro sosegado y vigilante. Disfrutando de esta contemplación de esas zonas donde la carne adquiere esa textura a medio camino entre la piel y la escama, esas agallas de terciopelo testigos de un pasado en el que no existieron.

Pero también hay días, como él de hoy, que voy más allá. Tras lamer metódicamente mis viejas heridas con esta lengua áspera que ya no aguarda a nadie y que no es aguardada más que por aquellos diminutos que en el futuro se darán un festín a su costa, me dispongo a abrir mis fauces y devorar de una dentellada al bohemio existencialista y al terrenal pragmático, que inocentes siguen por empezar ese partido de tenis moral porque no se ponen de acuerdo. Discuten aún si han de jugar con raquetas de madera o con picos de ornitorrinco.

Otra dentellada y el soñador que consideraba al mundo una plancha de cristal puro y límpido agacha la cabeza para ocultar que su mentón ha desaparecido presa de la voracidad. Otra más y la criatura decimonónica que cohesiona el todo se tambalea herida.

Al final todos los yo yacen moribundos ante el tótem. Tótem que con su lengua áspera y rugosa carente ya de cometido, vuelve otra vez a lamer sus heridas, sanando con su saliva a la criatura conformada por tantos aspectos. 

Al final la criatura se levanta de nuevo, como un ave fenix de la estepa, pero algo ha cambiado. Su mirada ya no es como era antes. Ahora se muestra cansada y sin fuerzas para seguir en una guerra que él siempre ha sabido que ya nació perdida. Y encima el viejo lobo ya no dirige ninguna manada, sus lobeznos le han abandonado, pensando que saben como es la vida y que no necesitan consejo, cuando en el fondo no saben nada, porque en su arrogancia o en su estupidez son incapaces de pararse a observar.

Y así el viejo lobo sigue coleccionando cicatrices, deseando no encontrarse en su camino a lo largo de la traicionera y fría estepa los cadáveres de sus compañeros, y esperando paciente al día en que el sol deje de salir y sea capaz de cuidar a su manada y de aullar por última vez a la luna acompañado con el recuerdo de otra especie inaccesible para él.

 

 

Anuncios

5 comentarios to “automutilación sociemocional”

  1. Logan, el como has trasmitido todo eso que anida dentro de ti, hace que esta entrada no sólo me parezca expresión en estado puro, sino que podría confundirlo con un sentimiento vivo. Me resulta muy sencillo, mientras leo, estar a tu lado, acariciandote la cabeza y el lomo como muestra de mi comprensión total.
    Y a pesar de no ser un lobo, sabes que siempre te he acompañado en otra esfera existencial. Con esto quiero decir que, de un modo u otro, nunca has estado ni estarás absolutamente solo.

    1 abrazo

    Pd: Como respuesta a tu comentario, podría decir que el todo que forma mi vida es, en sí, una cuestión trascendental, con el único objetivo de ser, yo mismo, la única respuesta.

  2. tienes todo el permiso del mundo, hasta voy a mandar que hagan una tirada entera xq presiento q las vamos a necesitar

    yo me pido las rosas!!!!

  3. Me transmite mucho esta entrada rodeada de ese aura en clave de misticismo para representar esa cruda realidad que se deja ver por debajo de la épica.

    Esta sección de desvaríos varios va de camino de ser mi favorita = )

    Un abrazaco enorme, sangre de mi sangre.
    Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

  4. ElPerroNinja Says:

    No esta nada mal, me ha gustado sobre tod lo de:

    “Ahora se muestra cansada y sin fuerzas para seguir en una guerra que él siempre ha sabido que ya nació perdida.”

    Muy épico, por cierto yo entro dentro de los bohemios existencialistas no¿? xD

    uN SaLuDo
    AuUuUuUuUuUuUuUuU

  5. Impresionante descripcion, cada dia tengo que maravillarme mas ante tu prosa (y tambien de tu lirica cuando te decides a mostrarla)
    Para mi siempre seras el macho alfa al que seguir y del que aprender

    Un abrazo zarigüeyil
    Y a la espera del dia q podamos hacerlo juntos a la luna con un buen chupito de absenta en nuestras manos:
    AAAAAAAAAAAAAAaaaaaaaauuuuuuuuuuuuuUUUUUUUUUuuuuuu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: